III-SARITA Y LA MARIQUITA ROJITA-MICRO UNIVERSOS-III

Continuacion novela corta -Micro Universos- Sarita y la mariquita rojita-Autor : El Parri 3/4

——néctar y naturaleza——

Se habían acomodado en una de las múltiples ramas de un naranjo amargo (cachorreñas les llaman en Málaga) dado que las flores de una madreselva cercana eran muy olorosas, pero sin dulce alguno para chupar, y era tal el entramado de ramitas, hojas y flores que formaba este árbol salvaje, que el mismo era a su vez otro micro universo. Apartados de la aglomeración de insectos, para no molestarlos ni ser molestados y así poder disfrutar del dulce contenido de los estambres de las flores cercanas, su néctar.

Abuelo tomando un estambre de la flor más cercana (tan grande como él) dio un trocito a su nieta y degustaron uno de los alimentos más completos que habían tomado en su vida.Las abejas se contaban por decenas y Sarita quedó sorprendida de los saquitos que portaban pegados a sus patas, repletos de néctar y también se sorprendía de lo laboriosas y aplicadas en su trabajo, pues para nada se fijaban en ellos. Todo este bullicio hacia nuevamente reflexionar a nuestro jubilado y no dejaba de pensar en el gasto tan tremendo que la sociedad aplicaba al estudio de mundos lejanos (fuera de nuestro planeta) ni tampoco comprendía que habiendo este inmenso número de pequeños universos dentro del nuestro hubiera que destinar recursos para algo muy lejano y de dudoso éxito. La visión de esta maravilla de este pequeño mundo y todo su entramado y armonía, le hacía pensar en lo mal distribuida que estaba la riqueza y el alimento en nuestro planeta; pues cómo se buscaban productos y vida en otros mundos, sin antes hacer una mejor distribución y reparto de los contenidos en este viejo planeta llamado tierra.

Capítulo III-a mitad del camino –

Nuestros viajeros habían cubierto ya casi la mitad de la distancia que los separaba de su objetivo, que no era otro que tratar de llegar a la vivienda de Abuelo, pues este entendía que era el único medio de recuperar su tamaño anterior y resolver su situación actual; por lo que una vez repuestas sus fuerzas continuaron con tan fantástico viaje.

—–las verdes cotorras—

De pronto el cielo se oscurecía sobre ellos y un estruendo de graznidos lo acompañaba, Abuelo miró hacia el origen de tal follón y contemplo con cierta preocupación, que más de treinta o cuarenta cotorras argentinas con su característico color verde y sus potentes graznidos, eran las causantes de tal “desconcierto” musical; sentía miedo pues hasta hoy que las veía de tamaño monumental las había contemplado casi con admiración por su bello plumaje y colorido, también por su característica forma de volar en formación y en familia, pues desde hacía unos veinte años estos pájaros en principio adquiridos como mascotas, se habían asilvestrado por el mal hacer de personas sin conocimiento que aburridos con su “cotorreo” les habían dado la libertad y suelta comportándose de forma incívica e inconsciente. Se tranquilizaba pensando que hasta la fecha se limitaban a comer de los frutos de las múltiples palmeras existentes en la avenida de su vivienda, y que además siempre lo hacían en grupo, por lo cual no repararían en tan insignificante bocado (una pequeña mariquita y sus dos ocupantes).

y de nuevo nuestro jubilado no podía evitar el pensar y reflexionar sobre el futuro que nos aguardaba a esta sociedad y hacia el objetivo que nos encaminábamos, pues las modas y los sucesos con esto de las tecnologías, caminaba a pasos agigantados avanzando sin pies ni cabeza, y de forma irresponsable, solo animados de un mercantilismo mal dirigido hacia una sociedad de consumo desenfrenado. Recordaba cuando hace treinta años llegó a este barrio de nueva creación, los ruidosos animalitos no existían y sin embargo en la actualidad se estaban convirtiendo en una verdadera plaga; loros “despertador” les llaman en su barrio por la ruidosa forma de saludar la mañana en grupo y en total y contagiosa algarada. -¿progreso o castigo?- Nuestro jubilado no podía evitar continuar haciendo sus reflexiones, sobre el futuro (al parecer inmediato) a la vista de los últimos descubrimientos y teorías sobre una parte de la tecnología, los chips o circuitos integrados, y pensaba en el peligro inminente que se cernía sobre nuestro mundo actual, nuestra civilización; pues bajo su punto de vista (antiguo y de persona mayor) entendía que las últimas y recientes noticias aparecidas mediante la autoría de científicos avanzados, expuestas en artículos “Silicon Valley” aseguraban que, ( y copio literalmente): “En 20 años vamos a ser inmortales….” Y dada su condición de persona de la calle, esta noticia le dejaba helado y sin argumentos, y solo podía sentir un estado de alivio al pensar que a él ya no le alcanzaría esta “aberrante” idea; porque se preguntaba inconscientemente: ¿Cuántos y quienes tendrían acceso a esta inmortalidad? caso de llegar a los conocimientos y los medios necesarios para realizar dichas teorías. Los humanos (bajo su humilde opinión) estaban cayendo de una idea nada nueva ni original, ya fue presentada a muchos mortales en la Grecia antigua, de jugar a ser dioses. De pronto volvía a su situación presente y trataba de hacer un nuevo replanteo del camino a seguir hacia su vivienda, pues si tenía claro que no podía permitirse el lujo de pasar una nueva noche en tal situación. El sol ya estaba luciendo y pronto la quietud y los buenos aromas fueron interrumpidos por los automóviles y transportes públicos que de forma continuada y muy numerosos invadían la avenida en la que se encontraba la vivienda de nuestros protagonistas. Ruidos infernales mezclados con toda clase de olores extraños y en cierta manera casi tóxicos, pues costaba trabajo respirarlos y los tímpanos no resistían el dolor, aunque nuestro hombre sabía que tardaría muy poco en volver todo a la normalidad, pues era la hora de la mañana en la que las personas con trabajo y jóvenes, marchaban a sus quehaceres y obligaciones diarias. Así que mientras esperaban a que pasase esta pequeña tormenta, pues corrían el riesgo de ser arrollados por la circulación o las personas, nuestro hombre estudió nuevamente los siguientes pasos para evitar algunos de los temidos peligros que el conocía, gatos, perros y un activo pájaro negro muy abundante en los jardines de su urbanización; el temido pirata del territorio…el “turdus merula” o dicho en cristiano el mirlo común.- Este vivaz pajarillo que no pasaría de unos 100 gramos de masa corporal, era el más descarado, atrevido y vivaz de todo el barrio, no tenia sitios difíciles ni ocultos para él pues incluso en varias ocasiones plantaba cara si ello le suponía acceder a un sabroso bocado que fuese de su interés, era lo que se dice un todo terreno, tanto en tierra como en el aire, sus ruidosos cantos empleados en ocasiones de huida, contrastaban con los empleados para enamorar a las hembras en las mañanas de primavera.

Nuestro abuelo lo conocía perfectamente pues desde hacía años los observaba y sabía todo lo relacionado con su comportamiento y sus costumbres, por lo que tendría todo esto en cuenta, a la hora de entrar en el jardín de su portal, dada la envergadura actual en contraste con la condición de liliputienses adquirida por él y su nieta Sarita. Una vez restablecida la tranquilidad y también que la intensidad de los ruidos se habían reducido, nuestros “astronautas” continuaron su fantástico viaje hacia su fijada meta, entrando en esos momentos en lo que había sido una obra de arte hermosa; un conjunto monumental en el que el artista (malacitano) había conjugado el agua, la arquitectura y las plantas, tratando de plasmar un imaginario río de la vida en el que como todo río natural existían sus fuentes representada por una gran fuente circular, con múltiples caños, su torrentera, representada por pequeños saltos de agua con sus pequeñas cataratas, y su tramo medio y final, representado por pequeños desvíos hacia sus laterales sabiamente colocados a niveles suaves para que el agua anduviese y no corriese alocada, toda la obra realizada en mármol y primorosamente salpicada con árboles ornamentales y plantas olorosas repartidos por los diferentes lugares; rematando todo el conjunto con una gran alfombra de césped natural.

Un Edén en miniatura, donde nuestro jubilado disfrutaba cada día cuando paseaba por el, deleitando sus sentidos, dejándose acariciar con el ruido del agua (maravilloso ruido) extasiándose con los perfumes de la madreselva y el doncel de noche, posando su mirada y sus manos en el fresco y suave mármol …una gozada..; una gozada que como todo en esta vida si no se cuida, respeta y se le dedica atención, se deteriora y no solo pierde su brillantez, sino que tristemente y en el caso que nos ocupa, se transforma en un paramo baldío, sucio y destrozado por la barbarie de los que no conocen la belleza, tal como había sucedido en este edén…comenzando como todo en la vida por pequeñeces tales como el patín de un niño que juega sobre esta hermosa obra, otros jovenzuelos que al observar no se les llama la atención, continúan su obra destructiva masacrando los mármoles y al final, pintadas, y al final nadie se ocupa de restablecer el orden ni responsabilizarse y al final todos culpables y todos críticos…….continuará.

Fotos: 1-2-3-4-Wikipedia, autores desconocidos// 5-5- Del autor.

Conexiones: Wikipedia/ Novela Sarita y la Mariquita Rojita…” de Antonio Parrilla Muñoz.

II-SARITA Y LA MARIQUITA ROJITA-MICRO UNIVERSOS II

Continuación de la novela corta – Micro Universos-Sarita y la Mariquita Rojita – dentro de historias de El Parri. (Antonino Alcornoque)2/4Capítulo II-

—–misterios sin descubrir—–

Tardó muy pocos minutos en reconocer que algo había sucedido, pues por un extraño fenómeno, su nieta y él habían reducido de tamaño y ahora tenían casi el de la hormigas; también tardó poco en descubrir que se encontraba muy cerca de la gran caverna en la cual estaba instalado el hormiguero y dado que las dos hormigas presentes no desistían de su intento y continuaban con la idea de conseguir la mariquita y a ellos como añadido; comenzaron a emitir como una pequeña señal con sus antenas (como de radio) viéndose de pronto rodeados por un nutrido grupo de compañeras de los dos insectos, con la misma idea en mente, así que pensando rápido, nuestro hombre tomó su cinturón , lo ató a la cabeza de la reciente amiga de Sarita, nuestra mariquita , y montando sobre ella junto con su nieta, despegó hacia el cielo, evitando así la legión de insectos que les amenazaba con arrastrarlos hacia su hormiguero.

Al parecer y aunque no se entendían con la mariquita, esta sí que aceptaba que volasen en su lomo y posiblemente comprendía que la pequeña Sara la había salvado porque trataba de devolver el favor, también sería posible que la continua charla de la pequeña con ella la tranquilizaba y hasta cabe pensar que la entendiese ¡vaya usted a saber!, la cuestión es que no hacía nada para tirarlos y consecuentemente tras varios minutos de vuelo, consiguió alejarlos del inminente peligro. Así que abuelo y nieta decidieron el adoptar a “Rojita” (nombre que la niña había puesto al animalito) y beneficiarse del transporte tan fenomenal que la casualidad había puesto en su camino. Nuestro abuelo recibía ese día su primera lección y era la de entender que el tamaño de los seres humanos y su prepotente inteligencia, en adelante debería de ser cuestionado; observando que pertenecían y formaban parte de un engranaje universal en el que nuestro planeta no era más que otra minúscula partícula dentro de tan maravilloso orden.

Dado que la noche caía y los últimos rayos del astro rey se apagaban en el horizonte, decidió dejar que su portador alado buscase el refugio nocturno y en dicho lugar esperarían a la mañana siguiente para tomar decisiones. Nuestro hombre dejó volar su imaginación…. <“El sol muestra el horizonte tiñendo de rojo el cielo, sin fijarse en esta tierra que esquiva su espalda le dá, comprendiendo que es un ciclo, repetido y repetido, con principio y con final, y teniendo por seguro que por mucho que ella gire nunca se podrá escapar. Ciclo interminable, continuo e irreversible y hasta la fecha insondable, que los humanos medimos con torpeza imaginable. ¿Hacia dónde nos conduce esta fuerza inigualable?, hacia qué lugar del cosmos nos llevará este planeta, a su vez reconducido y repetido mil veces por otras misteriosas fuerzas… repetido y repetido…..”>

Inmerso en tales reflexiones y a la espera de la inminente noche, mientras nuestro abuelo acurrucaba a su nieta junto a él, recibían de pronto unos gritos agudos y profundos, como si de voces de humanos se tratase.- “Igor, Igor, Igoooor” repetían dichas voces al tiempo que un jaleoso aleteo resonaba muy cerca del pequeño arbusto en el que se habían refugiado, “Igor, Igor, Igoooor” respondían otras voces también cercanas, en el mismo tono musical. Esta orquesta la componían unos gigantescos pavos reales, pertenecientes a una mansión señorial muy cercana (ahora muy alejada) al parque objeto de la presente historia, los cuales también se preparaban para recibir la noche, buscando fieles a su genética, las alturas de los colosales arboles que rodeaban dicha mansión, para no temer ningún peligro- por lo que no habrían que temer nada, de momento de ellos, pues conocían los hábitos de tan bellos animales, y con esta serenata se despedían hasta el próximo amanecer.

—aromas y ruidos de vida—

La mañana había comenzado aún antes de que la “aurora de rosáceos dedos” (tomamos la cita de Homero) rompiese la oscuridad de la noche; como así lo evidenciaban toda clase de perfumes y ruidos que la tenue brisa transportaba a través del espacio. Hay ocasiones y esta era una de ellas, en las que nuestros sentidos se empapan de los olores y son como un alimento necesario para el espíritu, ya que alegran el corazón y nos predisponen para afrontar la nueva jornada con la energía necesaria. Nuestro abuelo no podía distinguir entre todos si bien destacaba el de unos jazmines cercanos, lo que si podía diferenciar es que los aromas del día son muy diferentes a los de la noche; al parecer actuaba la dirección de la brisa dependiendo de los cambios de temperatura. Centrado en dichos aromas, su nieta le volvía a la realidad y le requería a buscar un desayuno, al pronunciar la frase: “! abuelo, tengo hambre !”; así que nuestro hombre puso su atención en la mariquita y esta ya había comenzado su alimentación, la cual consistía en unos pequeños pulgones blancos situados en el envés de la hoja sobre la que habían pasado la noche, dado que no disponía de fuego para cocinar dichos animalitos, ofreció a su nieta unas sabrosas flores cercanas y al parecer con acierto pues esta las disfrutó con mucho placer, dado el agradable sabor dulce de las mismas, por lo que él también participó de tan original desayuno, tomando igualmente un poco de liquido de las gotas de agua que el rocío de la mañana había depositado sobre la hojas de acacia en la que permanecían. Al igual que los aromas, los ruidos, son muy diferentes en la mañana ya que se produce una explosión de vida, y esta se nota hasta en los más insignificantes seres que pueblan este micro universo; bullen, saltan, cantan y revolotean, produciendo tal cantidad de ellos que se orquestan en uno solo muy singular, que hacen diferente a esta estación respecto de las otras tres del año. Nuestros protagonistas (ahora liliputienses), permanecían atentos tratando de descubrir a los sujetos de cada uno de estos extraños y nuevos ruidos, llamando su atención uno en especial, repetido periódicamente y siempre con la misma entonación y nivel de intensidad; un “pub, pub, pub” monótono y que el abuelo de Sarita asignaba a un macho de tórtola buscando pareja. Abuelo (en adelante lo nombraremos así) entendía que tratarían de acercarse lo más posible a su vivienda, la cual antes de su transformación no distaba más de trescientos metros, si bien ahora podría encontrarse a varios kilómetros de distancia, por lo cual debería de elegir si caminar, con los peligros que encontrarían en el camino o por el contrario continuar utilizando a “Rojita”, con el único problema que tendría que resolver.- descubrir cómo enseñar a su amiguita a obedecer sus órdenes. Una vez analizadas las dos opciones, se decidió por esta última, pues dada su pequeñez, era inimaginable el numero de animalitos y peligros que existirían en este largo camino. Abuelo contemplaba a su nieta dándole de comer a “Rojita” pues había recolectado unos pocos pulgones y los ofrecía a su complacida amiguita; así que cada vez que deseasen cambiar de dirección, ofrecerían en la punta de un palito dicho manjar al agradecido escarabajo alunarado. Una vez descubierta esta curiosa forma de conducir su montura voladora, se prepararon para iniciar el regreso a su hogar. Abuelo analizó el recorrido y aunque conocía el entorno perfectamente, debería tener en cuenta que el paisaje había cambiado de tamaño, lo único que tenía que analizar era su tamaño actual y una vez analizados y estudiados los diferentes y posibles enemigos que encontrarían, en este caso alados, libélulas, avispas, abejorros, pajarillos y un largo etcétera, tratar de prevenir como reaccionarían, puesto que el vuelo de estos escarabajos es lento, en comparación con otros voladores y además tendrían que descansar repetidamente para no agotar los recursos de su ya querida compañera Rojita. Tenían a su favor el que la estación había comenzado solo hacia unos días y por lo tanto aún estaban en reposo invernal muchos de los posibles enemigos, así como también los pájaros se encontraban en celo y preparando sus nidos, pues en unos pocos días los nuevos recién llegados (sobre todo pájaros) se duplicarían con los nacimientos.

Preparó un par de pequeños puñales, con las punzantes púas de una robinia cercana y añadió a su armamento defensivo, un trocito de macarrón de plástico encontrado el cual y a modo de cerbatana utilizaría para lanzar otros tantos pequeños dardos de la citada acacia, pues conocido de todos es el veneno que portan sus púas; haciendo uso de los conocimientos adquiridos en sus años juveniles de las artes marciales y principalmente de unos guerreros maestros en el arte de la ocultación y el manejo de las armas naturales, los Ninja, pues con un poco de papel fino enrollado a una de estas púas, se forma un arma arrojadiza muy efectiva, parecida igualmente a la que utilizan las tribus del Amazonas. Seguidamente y una vez preparados para su viaje, montaron sobre Rojita y partieron hacia tan magnífica aventura.

Abuelo y Sarita contemplaban extasiados el cambio que se había producido en el paisaje, y como si de una lupa o microscopio se tratase, ahora observaban miles de nuevas plantas en las que hasta ese momento no habían reparado; Abuelo distinguía organismos de los que sabía de su existencia pero nunca había imaginado pudieran estar tan cerca, distinguía unas flores bellísimas y exóticas las orquídeas vistas multitud de veces en revistas especializadas y las cuales creía se encontraban en países lejanos, y era tal la explosión de vida que acompañaba a estas plantas y la cantidad de insectos que las visitaban que nuestro hombre lamentaba no haber estudiado bilogía y en especial la flora y su fauna, pues no sabía dar nombre a tantas y tan variadas formas de vida, pensando incluso en que estaría contemplando algunas especies nuevas.

Un persistente e intenso zumbido le hizo abandonar estos pensamientos; el mismo provenía de un frondoso árbol cubierto materialmente de abejas y otros insectos libando sus flores, así que pensó que ellos también tomarían un poco de su miel natural y de paso su montura es posible que encontrase algún alimento entre otros las múltiples larvas que contienen estos arbustos.

…continuará

FOTOS: 1-2. WIKIPEDIA, de autor desconocido. // 3-4-5-6-7 – del Autor.

Conexiones: Novela Sarita y la Mariquita Rojita. Micro Universos, de Antonio Parrilla Muñoz.

SARITA Y LA MARIQUITA ROJITA-MICRO-UNIVERSOS-I

-El mundo infantil es el más próximo a los sueños-

Apasionante y sobrecogedor!… ¿Cuántos macro o micro universos existirán ?… ¡no somos capaces ni de imaginarlo!… ¿Será posible entenderlo algún día?…Algún día !!”

– Prólogo-

Dedicado este relato o -novela corta- a nuestra querida Gloria Fuertes, mujer apasionada por la vida y la poesía ,tanto en prosa como en verso, tratando con este empeño de afirmar y confirmar con mi pequeña aportación la idea que esta magnífica “niña grande” nos dejó en sus múltiples escritos; los cuales y bajo mi personal punto de vista nos muestran ese micro universo del alma humana en el que se evidencia que sin renunciar al progreso y la búsqueda del bienestar común físico, debemos como especie pensante, buscar igualmente el no perder la inocencia, cual si de niños se tratase, poniendo nuestra mejor voluntad en comprender la filosofía de vida que esta genial persona nos mostro. Desde aquí mi mejor recuerdo hacia ella, la cual partió hacia la otra orilla. Trataré de establecer en mis tres principales personajes, un hilo conductor homogéneo y afín a ellos, y pienso que bien puede ser la búsqueda de esa inocencia perdida en el caso del abuelo y la posesión de ella en el caso de los otros dos personajes…y sin más comienzo mi relato.

Capítulo I -Los personajes y su entorno- tarde de paseo.

Aquel fresco y luminoso día, uno de los primeros de primavera, un hombre ya jubilado y entrado en años, paseaba a su nieta pequeña por un parquecito cercano a su vivienda. Mientras disfrutaba de tan grata compañía y de la frescura del flamante día, llamo su atención la frenética actividad que se producía en un pequeño hormiguero en el que su nieta había reparado; una nutrida aglomeración de estos insectos, habían dejado marcado con su ir y venir sobre el suelo, una senda libre de piedras y maleza, por la que circulaban portando toda clase de objetos, aparentemente sin utilidad, y que eran introducidos en su agujero. Nuestro abuelo, comenzó a explicar a su pequeña y atenta nieta, el trabajo realizado por estos pequeños habitantes de las referidas cuevecitas, y de cómo existían desde hacia millones de años incluso antes de que los dinosaurios se extinguiesen. También le explicó que eran seres muy pequeños y sin inteligencia, si bien la sociedad que formaban sí que era en cierta manera inteligente; puesto que cada individuo tenía asignada una tarea y gracias a su perfecta organización habían sobrevivido muchos años. Hasta ese momento de su vida, nuestro hombre no había reparado en tan simple hallazgo, pues nunca se había parado a pensar en las cosas sencillas y cotidianas; había estado muy atareado buscando el sustento para su familia, sin darse cuenta hasta ese instante, de que en su afán de buscar y asegurar el futuro para sus seres queridos (muy noble y loable) había quitado sin pretenderlo, horas y horas de su tiempo a la familia, privándolos a ellos y así mismo de lo más hermoso y necesario que puede tener este corpúsculo de grupo, el contacto diario y permanente de todos sus miembros. La brisa de esa mañana primaveral le hizo reflexionar y de pronto comprendió que el presente más cercano, es lo que tenía delante y que con esta pequeña ráfaga de brisa fresca, que parecía acunar su cuerpo y sus sentidos, también recibía la quietud para contemplar el mundo que le rodeaba, por lo que permaneció quieto y se “dejó arrastrar” por el sentimiento, para no dejar pasar estos momentos, éstas pequeñas ráfagas, y meditando en que las personas sin olvidar ni renunciar a nuestro mejor pasado, debemos tratar de ilusionarnos con nuestro mejor futuro; pero nunca renunciar al presente más cercano. Nuestro sujeto se dio cuenta de que su nieta estaba en sintonía con su entorno y podía ver lo que los adultos no veían, recordó las palabras de un hombre sabio hace más de 2.ooo años ” haceros como niños” y entonces recordó su edad infantil y pensó en lo bueno que seria a partir de este momento el aprender cosas sencillas, pero básicas de nuestro entorno, pues esta sociedad actual estaba cerrando las puertas y ventanas a la realidad que nos rodea; dándose cuenta de que estábamos caminando hacia un mundo “virtual” que poco a poco se distanciaba de la realidad, aislándonos; por lo tanto pensó que sería bueno aprender de la naturaleza y los pequeños, ideó un plan y se puso manos a la obra y decidió desde aquel momento que dedicaría todo su tiempo y cuando estuviese con sus nietos a aprender con ellos y de ellos lo que la naturaleza nos enseña cada día para todo aquel que es capaz de pararse y dedicar un poco de tiempo a contemplar tanta maravilla como tenemos a nuestro alrededor.

-El insecto Palo; un micro universo muy cercano–

Estando en tales reflexiones, su nieta Sarita le mostraba con sorpresa y alegría una policromada mariquita, la cual había rescatado casi de la misma entrada del agujero-hormiguero, no advirtiendo en su inocencia que la había salvado de un fatal desenlace; el de pasar a formar parte de la variada despensa de esta colonia de himenópteros, tampoco había advertido que la mariquita portaba entre sus pequeñas patas, varias hormigas de muy pequeño tamaño y de un color rojo, como el del caparazón de la mariquita, las cuales no estaban dispuestas a soltar ni a dejar ir a su presa a la que creían muerta, pues esta permanecía quieta y fiel a su genética, lo hacía creer, y así evitar males mayores mientras esperaba su oportunidad para huir del peligro. Por su parte, las hormigas no estaban dispuestas a desistir de su empeño, como así lo demostraron aplicando una de ellas sus potentes mandíbulas en el dedo de la niña y consiguiendo un suspiro de dolor.

Nuestro abuelo, corrió hacia su nieta para socorrerla de la agresión, con tan mala fortuna que en este corto trayecto tropezó y cayó de bruces, sintiendo un fuerte golpe en la cabeza y por un brevísimo espacio de tiempo, perdió la noción de la realidad y acto seguido recuperando la conciencia, se sentó en el suelo… lo que veía a su alrededor era totalmente desconocido pues donde antes había un hermoso parque, ahora veía con asombro un gran camino de tierra como una rambla, con grandes rocas aquí y allá desparramadas por el suelo y lo más sorprendente junto a él un escarabajo de proporciones gigantescas, tan grande o más que el y su nieta, y siguiendo con la sorpresas, advirtió dos hormigas rojas ahora muy grandes y en amenazante actitud.

Continuará….

Fotos: 1-2-3 y 5; del autor.// 4- tomada de Wikipedia, de autor desconocido.

Contactos y conexiones: Barrio Limonar-Málaga// Redes -Wikipedia// Novela Sarita y la mariquita rojita, de Antonio Parrilla Muñoz.

XXI-Antonino Alcornoque-EL HOMBRE QUE…CONTINUACIÓN-XXI

                      Corría el año 1972  y nuestro Antonino, fiel a su proyecto y una vez realizada su oposición interna para oficial con buenos resultados, solicitó su inscripción en el curso para apoderados. Dejemos que nos refiera sus experiencias en la capital de España, lugar en donde realizó los mismos.

——–Cuatro caminos-—–

                      <<”La escuela para formación de empleados y apoderados  del banco Hispano estaba  situada en la calle Raimundo Fernández Villaverde , muy cerca de la glorieta de Cuatro Caminos, lugar en donde además de aprender las materias necesaria que un aspirante a apoderado debía de conocer, también aprendí a desenvolverme en una gran capital, como era la de Madrid. Así que junto con un compañero procedente de Jerez, nos instalamos en sendas habitaciones de una pequeña pensión ubicada en la calle Hernani, cercana a la escuela, calle muy triste, obscura y  de algún dudoso vecindario, pero barata.

                      Todos los fines de semana tomaba el metro en la estación de  Cuatro Caminos y me desplazaba hasta la de Atocha, lugar en donde y según la ocasión lo permitía, tomaba mi tren para Iznalloz o conectaba con mi cuñado Manolito que tenía un camión dedicado al transporte de mercancías- A mí me agradaba más lo de  acompañar a mi cuñado en su camión  que tomar el tren, pues esto último era más pesado y se tardaba más, por lo que cuando no tenía combinación trataba de buscar otros camioneros amigos y de Iznalloz para poder realizar dicho viaje, ya que todos tenían un itinerario parecido y casi siempre partían de idénticos lugares.

                      Hace tiempo que no recordaba el desagradable olor que tenían entonces (hoy no lo sé) las estaciones de metro, un olor húmedo y caliente muy característico que a mí en particular no me agradaba nada (olor a humanidad). También mantenían  su público fijo y especial además de los usuarios, me refiero a pedigüeños, carteristas, vendedores de todas clase (ambulantes por supuesto) un mundo pintoresco que me llamada poderosamente la atención, si bien no disponía de tiempo ni deseos de pararme a observarlos, ya que mi único pensamiento era llegar cuanto antes a mi destino y además del deseo de abrazar a mi querida esposa, también sentía el imperioso deseo de contemplar a una criatura angelical , menuda y de cabellos rubios nacido el día de San Fermín y que contaba ya con unos cinco meses de edad, un delicioso angelito que me tenía quitado el sentido.

                      Fue un fin de semana pasado navidad, en el que como cada sábado salía disparado hacia la cita en la carretera para Andalucía, en la que me esperaba mi buen amigo Cornelio que también lo era de mi cuñado, ya que había quedado el día anterior en que me iría con el hasta nuestro pueblo Iznalloz; así que tomé mi metro hacia Atocha ya que no quedaba lejos nuestro lugar de encuentro. Aquel día descubrí un vendedor de pollitos pintados de colores, que ofrecía su género  a  los que esperábamos la llegada de los coches y rápidamente pensé en mi pequeño y la ilusión que le haría el contemplar aquella figura emplumada pintada de amarillo y que piaba incesantemente, por lo que acepté la oferta y aunque el hombre los ofrecía dentro de una bolsa de papel, lo saqué de la misma y lo deposité en el bolsillo de mi abrigo, pues el pobre animal no cesaba de piar , seguramente sería por frio, ya que inmediatamente que metía mi mano y lo calentaba con su contacto, se callaba de inmediato.

                      La incidencias de aquel viaje, pocas y repetidas como siempre si bien con la única excepción, de que en esta ocasión nos mantuvieron parados durante casi una hora y en el arcén de la carretera y a la altura de Madrilejos, hasta que por fin recibimos la respuesta a dicha parada y era que Franco regresaba de una de sus cacerías a Ciudad Real y tenía ordenado que durante todo su trayecto nadie (absolutamente nadie) podía cruzarse en su camino (seguramente para evitar posibles atentados), así es que su coche y su séquito de policías nos pasó a pocos metros del camión y esta es la única vez que sin pretenderlo estuve cerca del dictador.

                       Continuando con los recuerdos de aquel viaje, y tras de largas horas de camión y charla con mi buen amigo Cornelio, sin dejar de oír de cuando en cuando el repetido “piar” del pollito, pues el pobre animal, cada vez que dejaba de arroparlo con mi mano , el sentía frio y largaba su monótona cantinela, más tarde descubriría que el pobre no piaba por frio, sino por hambre, pues no llegó vivo a su destino. Llegamos al pueblo algo entrada la madrugada, por lo que mi amigo me dejó en casa de mis suegros, ya que mi mujer y mientras duró el curso, por comodidad y tranquilidad permanecía  en casa de sus padres. Añadir el inmenso placer que recibía como compensación al agotador viaje (ida y vuelta) y es el cariño y calor amoroso recibido por parte de mi querida esposa y la tierna caricia que mediante su manita me proporcionaba aquella deliciosa criatura, cuando me acercaba a su cuna para besarle… la sensación recibida es de lo más parecido a estar en el cielo.“>>

   ——último año en Iznalloz—-

                      Habíamos dejado a nuestro hombre con sus gratificantes, aunque tambien estresantes viajes de ida y vuelta a Iznalloz; pues si las idas en camión tenían la magia de la próxima jornada,  la vuelta en tren, era de lo más monótona, triste y agotadora; dado que el tren expreso con destino Madrid procedente de Granada, pasaba por Iznalloz a las diez de la noche, y llegaba a su destino sobre las siete de la mañana.

                     Cercano el final del curso, nuestro hombre recibió una visita inesperada en mitad de  semana, pues unos vecinos de Iznalloz ,la familia Tena, invitaron a Maria de los Amores a que les acompañase a Madrid, con motivo de un viaje de negocios de los citados señores, con lo cual  nuestro amigo disfrutó de dos dias con sus noches en compañía de tan buenos amigos y su querida esposa…Antonino me contaba de como disfrutó de estas  mini vacaciones y como se decía en aquel tiempo.- “el cambio de aguas” le debió de sentar  muy  bien a Maria de los Amores pues  pasados nueve meses, el 11 de agosto del 72,  nuevamente regalaba a nuestro personaje otro querubín,  y en esta ocasión un guapazo morenito, portador de  un lunar igualito al de Antonino y muy sensual, dada su localización y  ubicación. A este nuevo hijo le llamaron  Benamin.

      -más recuerdos y despedida

                     Es difícil el tratar de resumir once años de nuestras vidas, en unos cuantos folios, pues esos fueron los años durante los que Antonino permaneció viviendo en su pueblo adoptivo. Años cargados de vivencias y sucesos y en los que hemos tratado de reflejar los más significativos. Quiero tambien utilizar este relato a modo de resumen y  despedida de el que hasta ahora había sido su pueblo, pues en breves fechas nuestro personaje cambiaria de nuevo de lugar, aunque posteriormente según tengo noticias, continuaría  visitando estas tierras, ya seria de forma esporádica y con motivo de algún evento significativo o por vacaciones. Por lo que en su momento relataríamos caso de ser de interés.

                     Buscando en nuestro “subconsciente armario” encontramos pequeños hilos, de los que tirando con suavidad se consigue que nuestra memoria nos presente situaciones, lugares y personas que han quedado registradas en nuestro “disco duro”.  A veces pienso que si bien es cierto que los humanos llegamos a este mundo desnudos y de la misma forma nos marchamos; no es menos cierto que al marchar  lo hacemos de distinta  manera, pues nuestra alma ha quedado impregnada de las vivencias de toda una vida (corta o larga), así que cuando partimos lo hacemos y cito a Antonio Machado ” ligeros de equipaje” pero afirmo que en ese pequeño equipo indefectiblemente incluimos esas prendas y objetos inmateriales de los que nos hemos impregnado durante nuestra estancia en el mundo material.

Fotos : 1-2-3 Wikipedia, autores desconocidos. // 4-5 del autor.

Conexiones: Recuerdos tomados de la novela Antonino Alcornoque- EL HOMBRE QUE NO SABIA LO QUE QUERIA SER DE MAYOR- de Antonio Parrilla.

CHISPAZOS Y CONEXIONES

La obra del artista, es como un  hijo nacido, conexión del universo, conexión con lo divino.

Fruto de un chispazo eléctrico, tan sutil, tan exclusivo, que sucede como el fruto del amor bien compartido.

Se forja, mientras sentimos, se forja mientras pensamos, no sucede porque sí; sucede cuando buscamos.

No puede ser fabricada, no puede ser proyectada; solo requiere ilusión y el consentir ser la arcilla, creada por el Autor; ese  Autor del universo que, tambien creo al actor.

Esa obra ya creada, sea musica, letra, pintura; sea nacida de la piedra, sea nacida del estudio, sea nacida de las obras, del trabajo en solitario, del trabajo compartido; sea y venga de donde sea; si está hecha con amor, con humildad y con esmero; nacerá un hijo bellísimo y seguro, duradero.

No olvidemos que el actor, es como el maestro arquero que, antes de lanzar el dardo, practico miles de veces, buscando ser ese arco o  esa arcilla, no buscando ser certero; solo dejarse arrastrar y apuntar al corazón, al corazón del arquero, concentrando su inconsciente en el momento supremo; entonces y solo entonces se disparará la flecha y acertará de pleno.

                                                                       El Parri. Málaga,17-09-20

El dibujo con grafito, fue en principio el boceto para una futura escultura-relieve y según comentarios del autor ( mi querido hermano Emilio ), se metió en los huecos que, absorbieron toda su atención ” <me olvidé de la escultura y quedé suspendido en el vacío, donde flotan las palabras, los reflejos y el tiempo”> ….., Cuando el artista conecta con el duende, ese genio caprichoso y contumaz, solo tiene que dejarse arrastrar por este y es así como nace la nueva criatura y su obra.

Fotografía: Del autor

Conexiones: Artista sevillano Emilio Parrilla Muñoz, nacido en Guadix

XX-Antonino Alcornoque- EL HOMBRE QUE…..-XX

-aromas nuevos- plumaria blanca-

-pisando el acelerador-

                    Es a partir de mediados del año 1969, cuando nuestro sujeto y María de los Amores inician una actividad frenética para poder cumplir su principal objetivo; casarse y formar una nueva familia, para ello buscan el acercamiento de sus dos familias,

comunicándoles asimismo sus deseos, programando y planificando sus acciones con respecto a invitados, muebles, lugar y fecha, viaje de novios y un largo etcétera que requería el evento, sin perder de vista los recursos (limitados) de que disponían, también buscando un piso en donde instalar su nido. Antonino me comentó que perdió casi cuatro kilos de peso en la realización de tantos preparativos como requería un suceso tan importante. Como todo lo que en la vida se prepara y se desea, ese momento llegó y  un feliz día, el 13 de septiembre de 1970, nuestra pareja unía sus destinos ante Dios y ante los hombres en la iglesia parroquial de Iznalloz.

-Las flores perecederas son el reflejo de nuestros sentimientos; procuremos hacerlos permanentes, diariamente-

                      Prefiero que los comentarios tan importantes, alegres y personales sobre un día  tan transcendental, los recibamos directamente de nuestro personaje, por la frescura y privacidad de los mismos.-

.     –el mes de los frutos-

                      <<”Aquel día, permanece claro en mi memoria y lo recordaré mientras la vida aliente mis venas y mi corazón lata con su recuerdo….Unas horas de intensas emociones compartidas con amigos, familiares y padres. Podría enumerar minuto a minuto  todo su contenido, pues habíamos dedicado los últimos meses para conseguir que nada quedase en olvido y sin revisar. Recuerdo a mi querida suegra doña Felisa, con lágrimas en los ojos al tiempo que nos despedía, me decía  “cuida de mi niña”, recuerdo que le contesté a modo de promesa, “no se preocupe va conmigo”. Así que cuando llegó el momento nos trasladamos a Granada y  subimos hasta el hotel Guadalupe situado entre la Alhambra y el Generalife en el cual habíamos reservado plaza, previamente dimos una vuelta por el centro granadino en coche de caballos, dada la ilusión que nos hacía., también picoteamos tapas y marisco  en el típico restaurante granadino “Cunini” y no podía faltar una zambra flamenca, muy cerca del hotel.

                       A un día inolvidable, siguió una noche mágica y  al igual que la canción…”nos dieron las diez, las doce y la una”, y también sucedió que el tiempo se detuvo… y en su recuerdo dejo este pequeño poema.-

..                .

-Biznaga; blanca, blanca-

  -El beso-

                    Solo una vez recibí tu beso,  y fue tan suave, transparente y claro que cortó de raíz mis pensamientos, dejándome sumiso y sin alientos, dejándome postrado a tu mandato, dejándome amor, embelesado sin atreverme siquiera a respirar, porque ya nada rozase más mis labios. Tendría que buscar durante años un algo equivalente a este delirio, que mezclara el cielo angelical con lo terreno y sensual mas exquisito.”>>

                                                                          ———-

                                                               

                                                              Capitulo IX

                                           -Escuela de padres-

                      A menudo me planteo una reflexión sobre el paso tan importante que damos los humanos, como es el de buscar pareja y formar una familia, y entiendo que en la sociedad existen escuelas para muchas materias, menos para una muy  principal, bajo mi punto de vista, como es la de prepararse para  iniciar una familia, de forma tal que no existe una disciplina que dedique su atención a enseñarnos la forma de comportarnos en este corpúsculo que iniciamos cuando decidimos crear una nueva, un nuevo y pequeño grupo, una célula social muy importante. La sociedad asume y nosotros con ella, que con el aprendizaje de las demás disciplinas aprendidas, para integrarnos socialmente será suficiente y que bastará con aplicarlas en conjunto para triunfar en la nueva tarea que abordamos al crear una familia. Nada más lejos de la realidad, pues un psicólogo diría que “la mochila” que portamos cada uno, está repleta de experiencias recibidas y compartidas con nuestra familia nuclear y en esto mi experiencia y mis años me confirman su acierto, por lo que pienso que en un futuro nuestra sociedad entenderá la importancia de preparar a sus futuras familias o pequeños grupos nucleares con el estudio de esta nueva disciplina…confío en ello. Estas reflexiones las producen los comentarios de nuestro Antonino al relatarme sus experiencias a partir de su boda y comenzar una nueva andadura con su compañera de viaje, pues sin el saberlo habían iniciado una pequeña escuela, de la que  posiblemente no eran conscientes pero que sería fundamental para el futuro de sus hijos.

                      Es muy posible que esta nueva andadura iniciada por nuestro querido Antonino, le ayudaría un poco más a descubrir esa ansiada respuesta (tan buscada) para encontrar lo que quería ser de mayor. No tengo ninguna duda de que en los inmediatos  años que siguieron, no le faltó tiempo ni ocasión  para ejercitarse en su caminar hacia el referido objetivo. Confirma lo anterior el conocer la grata nueva  de que pasados algo más de nueve  meses, nuestro personaje recibió uno de los regalos más hermosos que un hombre puede soñar; su esposa le premió con el primer hijo… al cual llamaremos Radul , y para dar idea de la alegría recibida por su progenitor, seguidamente os dejamos un pequeño relato de Antonino.-

-Cañada Hermosa-

      – el rio y el bautizo

                      <<”La ilusión y el cariño, forman una mezcla potente capaz de transmitir la energía suficiente a los humanos, como para realizar actos de especiales características.

                      Con motivo de celebrar el bautizo de mi querido hijo, el primero, y al objeto de festejar con la familia y los amigos más íntimos este evento, habilitamos en la terraza que había encima de nuestro piso, un lugar en donde reunirnos toda mi gente, dado lo reducido de mi vivienda. Para festejar dicho acontecimiento, mi querida Felisa (su abuela y buenísima cocinera donde las haya) nos preparó un plato muy típico granadino “choto al ajillo”; si bien a mi no me parecía suficiente y quise añadir una exótica tapa al evento, por lo que decidí complementar tan suculento plato, con una especialidad muy característica de aquel tiempo y  lugar, unos cangrejos de rio.

-cangrejo comun, de rio-

                      Antiguamente la existencia de este crustáceo de exquisito paladar, era muy común y abundante en cualquier rio o arroyo que mantuviera su caudal durante todo el año y además el agua disfrutase de una proporción adecuada de cal disuelta en la misma, mineral muy necesario e importante para la formación del caparazón de estos decápodos. Iznalloz disponía de un hermoso rio El Cubillas, en el que abundaban los mismos y de este partía un arroyo secundario El Cañada Hermosa con menos caudal de agua pero también con menos publicidad y conocimiento de los vecinos. El referido arroyo y a unos cinco kilómetros del pueblo, regaba las fértiles tierras de un cortijo, el de Rivas, del cual eran propietarios  doña Felisa y sus hermanos. Por lo cual decidí subir a dicha finca y tratar de proveerme de tan preciado manjar.

                      Comuniqué a mi querido cuñado Pepico, todo un especialista en la captura de estos bichitos (verdaderas cigalas de agua dulce), mi decisión y solicité su ayuda; así que dicho y hecho tomamos una bici de la marca Orbea, propiedad de Manolito el hermano mayor, dura y resistente como ninguna otra y que después se demostrará, invité a mi querido padre el señor Roble, para que nos acompañara en la jornada y los tres juntos partimos de buena mañana hacia nuestro objetivo: Debo aclarar que en aquel tiempo ni mi economía daba para otro vehículo ni existían muchos coches en el pueblo, y aunque  la casa de los abuelos contaba con bestias de carga, entendí que no era el caso y que con esta “todo-terreno” sería suficiente.

                      En una hora y media estábamos junto al rio, preparamos nuestras armas, nuestros reteles, y los dispusimos en un gran charco existente junto al cortijo. Y sucedió un hecho mientras pescábamos que por lo gracioso y curioso tengo que relatar;  resulta que apareció junto al charco una familia de jóvenes gitanos los cuales practicaban la misma actividad que nosotros si bien de distinta forma, ellos o mejor dicho ella, pues solamente la gitana andaba metida en el rio con su falda recogida hacia su cintura, sus torneados y morenos brazos igualmente remangados y muy despacito y sin sobresaltos metía sus manos en las oquedades de la orilla y de cuando en cuando sacaba algún que otro ejemplar que de inmediato largaba a su pareja ( seria su marido), el cual para nada pensaba aventurarse al agua, pues iba pulcra-mente  vestido (casi elegante) con sus característicos pantalones de pana , chaleco gris y camisa blanca, amén del clásico sombrero cordobés del mismo color.

                      Hasta aquí todo normal y sin motivo curioso, si bien por fin llega lo gracioso del caso; y es que dejamos de pescar por dos motivos, el primero porque los cangrejos en cuanto advierten ruido o algún signo de peligro, dejan de acudir a los reteles y el segundo, porque disfrutamos del espectáculo que se ofrecía a nuestros ojos y trataré de plasmar la foto con palabras…. el gitano, pendiente con sus cinco sentidos de un gran cuchillo que por aquel entonces tenía yo para  caza y pesca,  que colgaba de mi cintura metido en su funda, y que usaba en el rio para cortar zarzas y ramas molestas…yo, pendiente de la cara de sano-placer (como el que observa en un museo  un buen cuadro de Murillo) con la que mi padre embelesado miraba a la “gitanilla” pescando cangrejos… y la gitanita, digna de los más bellos cuadros de Rubens absorta en su tarea, inclinándose y mostrando a través de su blanca blusa escotada, sus bellezas muy cerca del agua… Todo un poema! .

-La locomoción de los sesenta; para practicar deporte y desplazarse-

                      Decir que el regreso una vez cumplida nuestra misión (conseguimos unas 100 docenas), y dado que el camino de vuelta  era cuesta abajo y yo entonces estaba joven y fuerte, lo realizamos sin problemas y montados los tres en la bici, mi cuñado en el cuadro, yo en el sillín y mi padre en el portaequipajes (una gran bici). Agregar que doña Felisa hizo con la pesquera una salsa especial de almendras para chuparse los dedos y aunque no les pregunté a mi padre y mi cuñado, seguro lo pasaron genial pues fue una jornada inolvidable,  si bien con algunas contusiones por los saltos del camino. Nunca referí a mi padre esto que cuento en mi relato, pero cuando lo recuerdo mi rostro se llena de alegría y cariño hacia su persona”>>

-La flor es una de las mejores conexiones con la naturaleza-

————–

fotos: 1-2-3-4-8 del autor//5-6-7- Wikipedia, de autor desconocido.

Conexiones: Redes // Novela de Antonino Alcornoque, autor Antonio Parrilla.

VI-EL GRAN RIO DEL CUATERNARIO-Historias del neolitico-VI (final de la serie)

Hola de nuevo, amigos lectores: Durante cinco entradas con el titulo que encabeza mis escritos, he tratado de transmitir mediante imágenes y palabras las sensaciones que, bajo mi particular visión, la de un enamorado de la tierra/arcilla de mi terruño, se producen mediante recuerdos en mi mente, para así poder aplacar esa sensación de falta o carencias que el ser humano alberga en su interior y que para nuestra suerte o desgracia, nunca conseguimos saciarnos del todo. Esta añoranza se produce en la mente de las personas que, se encuentran lejos de su lugar de nacimiento; es por eso que a veces soñamos despiertos y en mi caso, este sueño se materializa mediante el relato.

He creído oportuno y necesario extenderme un poco más de lo inicialmente planeado, pues creo que para transmitir una idea más completa de este GEOPARQUE que, conforman más de cuarenta zonas lugares, ciudades, pueblos y aldeas o viviendas aisladas, de este antiguo lecho marino; necesitaba extenderme algo más. Así y sin más os dejo con el final de esta epopeya protagonizada por estos “argonautas” en busca del nuevo pais de AC, con la esperanza de que lo disfrutéis tanto como yo.

…..ultima jornada…

Aquella mañana, Argón y sus compañeros de aventuras, quedaban extasiados, contemplando con las primeras luces del alba, la maravillosa silueta que, aparecía ante sus ojos. Sentían en sus cuerpos la atracción que ejercía sobre ellos la gran mole, ya cercana, la Montaña Blanca, coronada por una bellísima y grandiosa nube, inmaculada y blanca como el polvillo que la cubría. De nuevo quedaban atrapados por la diversidad de formas y colores que, la gran extensión de terreno ofrecía a sus atónitos ojos; multitud de pequeñas terrazas, hondonadas, cerros y cárcavas que, con el cambio de luz recibida de la gran luminaria; modificaban sus coloridos y formas.

El antiguo lecho marino, modificado por los elementos y el agua, recibiendo las primeras luces del dios luminario

Nuestros jarretas/ac-citanos parecían tener alas en sus pies, devorando paso a paso cada palmo de terreno que pisaban; pronto encontraban que el terreno nuevamente cambiaba y descubrían el cauce de un nuevo rio al que denominaron “garganta larga”- que, con el tiempo seguirían llamando Gor. Argón comunicó a sus compañeros de aventura, la conveniencia de continuar el cauce/camino marcado por el agua, evitando el cansarse en demasía y aunque supusiera hacer algo más de camino; modificaron de momento su dirección ya que por experiencia, sabia que a veces la distancia más corta no es la linea recta. Tambien necesitaban no apartarse del cauce, por mantener la posibilidad de refugiarse en alguna de las múltiples cuevas naturales que presentaba dicho cauce, sin olvidar por supuesto ni el agua, ni los diferentes frutos encontrados.; siempre habría tiempo de modificar de nuevo su dirección.

Nuestros argonautas, decidieron buscar acomodo en unas rocas cercanas al lecho del rio para pasar la noche, prepararon su gran fuego para las visitas peligrosas y no deseadas y se dispusieron al descanso al objeto de estar debidamente preparados para su ultima jornada, cercano ya su objetivo y con objeto de dedicar el día siguiente, debidamente descansados, a la inspección del gran valle cercano que, ya vislumbraban sus ojos.

——reflexiones y final de un viaje—-

Queridos amigos y lectores de estas imaginadas jornadas, de nuestros argonautas los jarretas y a partir de su epopeya, nuevos accitanos: solo me resta deciros que, no debemos olvidarnos jamás de nuestros ancestros y tener muy presente que la tierra que nos han legado, se encuentre en este GEOPARQUE del Cuaternario o en cualquier otro lugar del planeta; debemos considerarla sagrada y con entidad propia y por tanto estamos obligados a tratarla con el respeto y el cariño que merece el lugar en donde nacimos y del cual procedemos, procurando dejarla a nuestras futuras generaciones , como mínimo igual o mejorada ; nunca dejarla deteriorada. Si conseguimos sumar y no restar en tan importante y transcendente empresa; habremos triunfado en nuestra vida y nos sentiremos parte de esta cadena iniciada por nuestros ancestros; cumpliendo nuestro destino, siendo merecedores del calificativo sapiens, seres capaces de imaginar/pensar; siendo modificados por la Naturaleza y porque no decirlo, tambien modificadores, para mejorar, de nuestra tierra. El Parri, Málaga,25-08-2020, año del coronavirus.

FIN

Fotos: 1-5- Pilar Vallecillos// 2-3 Juan Pedro Orellana// 4-Autor Antonio Parrilla.

Referencias: Redes-Facebook// PILAR VALLECILLOS// JUAN PEDRO ORELLANA // Mi agradecimiento para mis dos magníficos amigos .-Pilar y Juan Pedro.

XIX-Antonino Alcornoque-EL HOMBRE QUE…., continuación XIX

“El futuro está por llegar, pero lo que no sabemos es que si queremos, podemos modificarlo con nuestro presente y así escoger el más deseado” El Parri, Málaga 21-8-202O, año del coronavirus.

-labrando el futuro-

Antonino había regresado de la mili y una vez incorporado a su trabajo, continuo con su rutina diaria, sin perder de vista la idea de prosperar en el mismo, por lo que comenzó a preparar sus oposiciones para  “oficial primera”, camino previo para acceder al puesto de apoderado, pues tenía el firme propósito de dar cumplimiento a un deseo de su progenitor que soñaba con que su hijo llegase algún día a ser director de   oficina. Por otro lado y dado que este pueblo era eminentemente agrícola y serrano y además con el añadido de que el propietario de la casa de huéspedes  en donde vivía desde su llegada a Iznalloz, mantenía además  un pequeño bar y una armería, no tardó en adquirir una escopeta de cartuchos de pletinas completas y se hizo cazador, afición compartida con  los acatuccitanos,  ya que se podía asegurar sin temor a error que más de la mitad del pueblo eran cazadores.

                        Frascuelo Carreras era un hombre bonachón,  algo serio y de muy buen corazón y su esposa la señora Maria Figueras  una mujer también algo mayor y encantadora , que desde el primer momento trato (según tengo oído) a nuestro Antonino, como si de un hijo se tratase, pues los dos hijos que tenía el matrimonio eran algo mayores que nuestro sujeto y por una desgracia, la hija mayor de los tres que tuvo el matrimonio, falleció al dar a luz, y entre que el varón de la casa paraba poco en la misma y Antonino tenía solo 17 años cuando llegó al pueblo y se hacía de querer, pues Madre, como habitualmente la llamaba Antonino (copiando a la nieta de María) sentía cariño por nuestro personaje tratándolo como uno más de la casa.

                      A continuación dejamos a nuestro personaje que nos explique con sus palabras el origen de su afición cazadora.- 

El arte del cazador

                      <<”Hoy he sentido el deseo de explicar el motivo por el cual me hice cazador, puesto que hasta este momento nunca había sentido tal necesidad. Quiero dejar muy claro y desde el principio lo que para  mí significa el arte de la caza, por lo que descarto cualquier otro significado que no contemple, mi  profundo respeto por la naturaleza y por los seres vivos que nos acompañan en esta casa común llamada tierra. Sé que puede no gustar (sobre todo al sector comercial) las ideas que en la actualidad mantengo sobre dar caza a otros seres vivos y  que a continuación trataré de explicar, pero también sé que si quiero no faltar a la verdad (conmigo mismo) debo exponer mis pensamientos sin censuras ni reparos, dejando constancia de que respeto a todos los que les apasiona la caza, si bien en la actualidad no comparto su pasión.

                      Dar caza a un ser vivo, hoy y después de cumplir 71 años y llevar más de 30 sin ejercer este arte, solamente lo concibo y justifico si es como consecuencia de buscar el alimento, pues  entiendo que en una sociedad moderna, ya no tiene cabida este deporte de la caza, pues cada vez menos las personas que ejercen el mismo, se alimentan seguidamente de lo cazado. Debo añadir a lo dicho, que siempre y como norma he buscado el alimento y en muy contadas ocasiones, sus pieles, por lo que jamás he abatido piezas que no fuesen comestibles y nunca he considerado dañinos al resto de los habitantes del campo y si me los he encontrado seguidamente los he ignorado ( igual que ellos a mí) ;  serpientes, cuervos, zorros y un largo etc., ya que desde siempre he tenido y sentido un gran respeto por toda la naturaleza y en especial por las piezas abatidas, y me viene a la memoria un fotograma de la película -el último mohicano- en la que nos presenta a los tres de sus  principales protagonistas, pidiendo  respetuosamente perdón a   un ciervo que acaban de abatir. Y sin más relataré a continuación mis comienzos en esta disciplina.

                      Sucedía allá  por el año de 1954, tenía yo entone 9 años, fui con mi padre a visitar a mi tío Josefo, que vivía en la rambla pina y ocurrió que mi tío estaba probando una carabina de aire comprimido o de plomos que se decía en aquel tiempo. Mi tío sentía pasión por mi persona y después de saludarnos, me dijo ; “Antonino toma y dispara sobre el blanco” y tomé la carabina y siguiendo sus instrucciones disparé varias veces sobre una diana pintada en un cartón, bien porque seguí muy bien las lecciones de mi tío , bien porque era lo mío, la cuestión es que al poco rato ya acertaba casi siempre dentro del blanco…(pasados los años y en la mili fui catalogado como tirador de primera) y ocurrió lo inevitable  y es que en un determinado momento, mi tío dijo mientras señalaba  unos gorriones  cercanos.- “prueba a dar caza a alguno”… apunté y disparé y desde aquel instante me hice cazador, pues el destino quiso que el plomo disparado abatiese a dos piezas en un único disparo, una carambola nunca más repetida pero que me introdujo en la sangre el veneno de la cacería, y dado que mi tita Amores, nos preparó un suculento platillo con los dos volátiles y algunos más que mi tito abatió, pues añadí a la experiencia el gusto por la carne frita con ajos, ya que no podemos olvidar aquellos años de penuria y posguerra en los que la caza era casi una necesidad, la contienda había terminado en el año 39 y después de 14 , aún no estaba el país en condiciones de normalidad alimentaria.

                      Por aquel entonces mi tío tenía un pequeño patio cercano a su casa dentro del cual existía un gran árbol de la familia de las acacias que los gorriones utilizaban como atalaya y posadero para decidir el lugar en donde comer. El recuerdo de este árbol me trae a la memoria que de pequeños nos comíamos sus flores que conocíamos con el nombre de “piojos” (claro que en aquel tiempo éramos como la “marabunta” (nos comíamos cualquier cosa).  Mi tío tenía una pequeña cabaña que usaba para la caza  y con frecuencia yo le acompañaba, por lo que poco a poco iba descubriendo los secretos del acecho. Con el paso de los años, cumplidos los 14,  mi padre me regaló una carabina  y a partir de ahí me independicé como cazador y lo que al principio fue  ejercido de forma esporádica y cercano a mi casa de la solana de Santiago, con el tiempo se consolidó y extendió al campo libre, contribuyendo a esta afición, las lecturas que caían en mis manos  sobre cazadores míticos en el oeste americano, como Daniel Boone o el no menos célebre personaje de las novelas de Zane Grey, en las que “Wescel” creo que así se llamaba, disponía de un rifle de cañón largo y gozaba de una puntería infalible. Por lo que no debe extrañar el que tratase de imitar a dichos personajes, incluso me preparé un gorro de piel al estilo e aquellos tiempos.

                      Como creo haber dejado claro el origen de mi afición, cierro mis recuerdos  y ya en otro momento referiré algunos de mis lances en este deporte en los que  disponía de un rifle-carabina calibre 22 y una escopeta plana calibre 12. Solo agregar que después de muchos años de no buscar  ni echar de menos la caza, cuando recuerdo algún lance, me queda un recuerdo sentimental y penoso de haber ejercido el mismo y me alegra el recordar lo fallos en los que las piezas continuaron su ciclo vital; paradojas de la vida.”>>

                        El año de 1969, fue crucial e intenso para nuestro protagonista, pues aprobadas sus  oposiciones  lo dedicó por completo a preparar su próxima boda, comenzó a  ahorrar parte de sus nóminas, pues hasta ese momento sus entradas por trabajo, se habían destinado completamente para ayudar a la casa de sus padres; así pues pidió permiso a sus progenitores y les comunicó su decisión de formar una familia. Mientras llega ese momento, déjenme que de nuevo y por boca de nuestro personaje, les deje una nueva historia de aquel tiempo; Antonino recordando sus años de mili y de como decidió dar cumplimiento a una promesa efectuada a un amigo y compañero de cuartel,  por lo que seguidamente dejamos que nos cuente en que  consistió la misma.-

—–aunque sea jamón—–

                        <<” Este pequeño relato aconteció en la ciudad de GUADIX sobre el año 1968/69 y fue realizado, acompañado de mis  queridos hermanos Arcángel y Emiliano,  por aquel entonces yo tenía unos 23 años y mis hermanos sobre 16 y 15.

                Hacía muy poco que había terminado “la mili”, la cual la realicé como infante de marina en la ciudad de San Fernando de Cádiz “la isla” y durante 23 meses permanecí en el cuartel del Tercio del Sur, hermosa tierra y fantásticos recuerdos que guardo de sus lugares y de sus gentes- Durante todo ese tiempo (menos tres meses de instrucción y hasta la jura de bandera) permanecí en un destino dentro del mismo tercio, llamado “la despensa “ y dependiente de Habilitación  del  Tercio, y junto con su Teniente habilitado un cabo y tres soldados, entre los cuales nos repartíamos las funciones de contabilidad, gestión y administración de los más de 2oo artículos para la alimentación que se contenían en aquella despensa y dedicados no solo al mantenimiento de la tropa, sino también como una especie de economato militar (tienda) para  la oficialidad de la misma. 

                  Por aquellos años las carencias eran evidentes en cuanto a economía y alimentación referidas a la tropa y si bien se tenían posibilidades de complementar la manutención diaria en cuanto a las tres comidas que se hacían, con visitas a la cantina del cuartel, dada las carencias económicas de los soldados, nos pagaban unas 15 pesetas mensuales (quiero recordar), pues pasábamos más hambres que un perro callejero, por lo que muchos amigos y compañeros de cuartel casi a diario o de cuando en cuando solicitaban nuestra ayuda alimenticia representada por “chuscos” que así se llamaba entonces al bocata, acompañados de alguna que otra sustancia y así hacer más grata su ingestión.

                    Entre los muchos amigos (algunos paisanos) que tenía y a los que de cuando en cuando “socorría “se encontraba un chaval de nombre PASCUAL, que realizaba funciones de monaguillo-ayudante del capellán del tercio que igualmente era paisano. Pascual era de un pueblo cercano a Guadix que se llamaba Lugros y junto a dicho pueblo y en plena sierra vivía  con su familia en un cortijo llamado Camarate dedicado junto con su padre al cuidado de los toros bravos que por aquel entonces tenía el  alcalde de Granada y que compartía con otro señor “ la ganadería de Sola y Pelayo”. El padre de mi amigo Pascual era el mayoral  y aclaro que mi amigo no fue torero, pues su hermano menor luego si torearía con el nombre de “Niño de Camarate”. Pues bien mi amigo Pascual era conocedor de mi afición a andar (lo que hoy llamamos senderismo), por lo que bien por su agradecimiento a mis ayudas, bien porque me tenía aprecio, estaba en el ofrecimiento de cuando nos licenciásemos comernos un choto en su casa de Camarate junto a su familia, por lo que llegado ese feliz día y vuelta mi vida a su rutina civil, decidí hacer realidad la oferta de mi amigo y subir a la sierra para saludarlo y conocer a su familia.                  

                      Y el día llegó sobre primeros de abril, mis hermanos y yo nos levantamos temprano antes de que amaneciese y cuando el sol comenzó a pintar el cielo ya estábamos en la rambla de Paulenca. Continuando siempre dicha rambla y una vez que llegamos a la altura del cerro Sillao, muy cerca de Cogollos de Guadix nos desviamos hacia la izquierda, dejando el camino que continua hacia Lugros y tomando la dirección que nos marcaba el barranco de la Dehesa del Almirez por su margen izquierda, dado que aquel terreno me era familiar por haberlo andado en otras ocasiones. Buscando lo que particularmente llamo “la raspa” que  comienza poco más o menos en lo que se denomina loma de la cañada de la Peña Blanca, continuando y enlazando con la Cuerda de la Haza Larga, para ir cogiendo altura y dado que ignoraba la situación exacta del cortijo de Camarate, si bien tenía una idea aproximada por otras subidas al Mirador Alto (cercano al Picón ), entendía que por esta “raspa” o cuerda ininterrumpida,  podría situarme a la altura necesaria desde la cual se divisaría el citado cortijo. Así pues tras una parada para reponer fuerzas, continuamos la penosa ascensión y pasadas un par de horas, dimos vista al cortijo y casi llaneando nos metimos en el mismo con la suerte para nosotros de que por esas fechas no encontramos ganadería ninguna, posiblemente estarían en los pastos de invierno. Nos presentamos al padre de mi amigo Pascual, el cual nos recibió con gran alegría cuando yo le comenté mi amistad con su hijo, este al parecer había ponderado a su familia el trato recibido en la mili, y también nos manifestó su pesar al referir que su hijo y su esposa estaban en Barcelona  acompañando a otra hija que estaba de parto, por lo cual no podría atender nuestra visita como merecía la buena amistad con su hijo, pero  que el mismo nos prepararía alguna cosilla con que  reponer fuerzas (ni que decir tiene que los pequeños bocatas que preparamos en casa, se habían consumido en el primer descanso), así que preparó un buena mesa con dos platos de jamón “feos “ de grandes, unas setas recién cogidas por el esa misma mañana, pan casero “de orza” y un vino color sangre  del cercano pueblo de Policar, presentado en una especie de lechera-cafetera de aluminio pintada de rojo y que antiguamente existían en todas las cortijadas, y al tiempo que nos invitaba a la mesa nos decía nuevamente cuanto sentía el no poder atendernos mejor puesto que el no sabía de cocina y tendríamos que apañarnos con el “poquito” jamón que había cortado y aquellas setillas a la parrilla preparadas por el mismo. Mis hermanos me miraron con asombro y alegría y por lo bajito me dijeron: “Bueno Antonino, aunque sea jamón”  y así quedo acuñado para siempre el referido dicho y cuando nos reunimos en algún evento importante y celebramos una buena comida, siempre nos miramos y pronunciamos las mágicas palabras “AUNQUE SEA JAMON”.

                       Repusimos fuerzas, comentamos algunas incidencias de la mili con el padre de mi amigo al cual le prometí subir en otro momento y agradeciendo su buena y hospitalaria acogida nos despedimos de aquella magnifica persona, que nos indicó el mejor camino de regreso a Guadix, un camino de herradura que salía directo al cerro Sillao.”>>

FOTOS: 1-2- Del autor // 3-Redes -Wikipedia, autor desconocido// 4-Redes -Facebook- Paisajes del agua.

Conexiones: Novel Antonio Alcornoque de Antonio Parrilla// Redes-Wikipedia// Redes-Facebook-Paisajes del Agua-

V-EL GRAN RIO DEL CUATERNARIO- Historias del Neolítico, continuación- V

IMG_2871 VIA LACTEA DE PEPE VICO ALAS DOCE
-El cielo nocturno, muestra la inmensidad del universo y consigue hacernos meditar-

Más fuerte que el miedo a lo desconocido o a  la oscuridad, es la curiosidad y la espiritualidad en los seres humanos;  y de alguna forma,  sentimos la necesidad de integrarnos y ser parte de las galaxias. El Parri, Málaga, 15-8-2020; año del coronavirus.

———

—a modo de epilogo…..

Queridos amigos y lectores de estas breves e imaginarias historias que,  sobre los homo sapiens he dedicado en mis humildes pero sentimentales entradas anteriores, esta creo será la última;  donde he procurado tomar contacto con nuestros ancestros, de la única forma que conozco, pues que, no soy ni antropólogo, ni tan siquiera historiador; solo siento y me dejo arrastrar por mi corazón y algo que, posiblemente genético, me obliga a conexionar con Argón y sus compañeros los  jarretas. Me pregunto qué será de esta humanidad aparentemente tecnológica y avanzada, el día en el que se olviden de sus ancestros y de donde partimos en esta apasionante andadura en el tiempo; hacia donde caminamos, de donde partimos y como llegaremos, si es que llegamos.  Es por lo dicho que, os invito a acompañar a nuestros “argonautas” en esta nueva travesía hacia el pais de AC, realizando con ellos día a día y paso a paso su camino; parándonos un poco y viviendo con ellos. Quiero tambien dejar constancia de que al conocer el paisaje en el que se desarrollan estos acontecimientos, sus cárcavas, sus hilos de agua, sus áridas, en apariencia, tierras y arcillas, sus actuales o antiguos habitantes, plantas o animales; me siento como más inspirado por haberlo disfrutado en muchas ocasiones de mi juventud , y dado el amor que hacia estas tierras, mal  llamadas “baldías “o badlands, me produce.  Por una deformación lingüística; yo prefiero denominarlas de una forma más sencilla y castellana “tierras salvajes” pues para el que las conoce, sabe que en cada rincón de cada rambla, en cada mata escondida, en cada tomillo o mata de esparto,  en cada palmo de terreno existe una biodiversidad increíble. Os invito a disfrutar de esta última etapa, realizada hace miles de años por el terreno que hoy conocemos como el GEOPARQUE DE GRANADA. Un accitano.

220px-Axe_polished PUNTAS DE FLECHA YLANZAS DE NEOLITICO
-La perfección conseguida al final del neolítico, ponía de manifiesto el avance de los sapiens-

continuación….

Una vez más y antes de entregarse al descanso, Argón, tomaba las referencias que el “camino de leche”(Via Láctea) marcaba en el cielo nocturno; dejando sus pequeñas señales con  piedras, para que a la mañana siguiente pudiese completar la dirección a tomar, junto con lo que el dios Luminario le indicase al amanecer. La noche era muy fresca y después de un intenso día de calor, nuestros sapiens la recibían con gran placer. Todos miraban absortos la inmensidad del cielo que los dejaba sobrecogidos, escuchando con atención y callados, los canticos que el nuevo guía espiritual o brujo -Listón-, debidamente pintado con los colores del terreno y sus especiales adornos;  dedicaba acompañando con su danza,  al espacio o gran caverna celeste, pidiendo a cada puntito blanco o pequeñas luminarias, protección para su empresa y los dias que les aguardaban.

LA SAGRA -FOTO DE MI SOBRINO RAFAEL MARIA (3)
-La Sagra y los terrenos conocidos de los Jarretas-

Apenas los “rosaceos”  dedos de la aurora, rompían el cielo en mil pedazos; nuestro jarretas despedían a los tres guerreros que les habían acompañado y viéndoles partir hacia su montaña; miraban por ultima vez las tierras en donde habían nacido y dando la espalda partían hacia su nuevas tierras; el pais de Ac.  Argón completó su orientación con las nuevas referencias que les marcaba el dios Luminario y la Montaña blanca que ya se veía en la lejanía, con poco polvillo blanco en sus cimas,; tambien tomo referencias con el gran cerro Ja-balcón que quedaba un poco a su derecha. Comunicó al grupo su intención de modificar el camino a seguir, dejando las tierras altas; pues dada la estación, cuando más apretaba la luminaria, no podía faltarles el agua y debían de buscar la cercanía a los dos ríos, que aún tenían que cruzar, antes de llegar a las inmediaciones del gran cerro, aun corriendo el riesgo de encontrar alguna fiera y estando además muy atentos a las posibles tormentas que por esta época del año se producían. Recogieron el campamento, revisando concienzudamente sus armas y tomando la efectiva  forma de fila india; Argón abriendo la fila, seguido de las tres mujeres, INA, ENCA y AMA,  a continuación Arcón con el poni y aperos, cerrando fila Listón y alternando con Jartón como vigía y acompañado de los dos perros;  unas veces a un lado de la fila y a corta distancia y otras al lado opuesto. El objetivo de esta jornada era llegar hasta las mismas faldas del Ja-Balcón o sus cercanías, lo que en la actualidad se conoce como Zújar, en la cara sur de dicho cerro

IMG_2609 ARMAS DEL NEOLITICO
-Armas del neolítico-

th (1) neolitico armas
-Diferentes puntas de flecha y lanzas del neolítico-

Con el fresquito de la mañana y el que hacían un descenso, avanzaban relativamente de prisa, por supuesto siempre en alerta pues aunque el ·dientes largos” (Dientes de Sable) parecía estar al borde de la extinción; siempre quedaban otras fieras peligrosas que había que eludir; recordaban a los que trataron de colonizar las tierras planas y nunca más se supo de ellos, posiblemente habrían perecido por los ataques de las “bocas grandes reidoras “ (las hienas) y que al parecer ya habían dejado atrás. Respecto a las manadas de lobos, no les tenían miedo, pues ya conocían sus hábitos y formas de comportamiento con los humanos, se podría decir que existía un pacto entre ellos, no se molestaban mutuamente y en ocasiones hasta se habían cedido parte de su caza; tambien estas manadas  eran reducidas.  Pronto llegaron al primer rio y dado que el mismo no era muy caudaloso, no fue problema el atravesarlo, siendo sus riberas el lugar para efectuar un primer descanso, en lo que con el tiempo se denominaría rio  Cullar. Tambien emplearían el tiempo de descanso en hacer algunas capturas de peces y pequeños animalillos con pinzas que tanto les habían gustado en la visita anterior.

Apenas descansaron y el calor dejo de ser fuerte, retomaron la marcha para tratar de llegar al segundo rio, el que bajaba de unas montañas cercanas situadas hacia su izquierda y con tiempo suficiente, acomodarse junto a alguna cueva o saliente pronunciado. El dios Luminario había desaparecido, pero aún se mantenía una gran claridad, por lo que les dio tiempo para acomodarse en unas riscas cercanas y esperar al siguiente día.

img_0458-ocaso
– De nuevo la gran luminaria “muere” para los sapiens-

La brisa de la mañana, los puso en pié muy temprano; se notaba la cercanía del rio que bajaba de las montañas cercanas y que con el tiempo le llamarían de Baza. Argón realizaba las observaciones de costumbre para no perder su rumbo a  seguir. Se daba cuenta de que cada día bajaban más, prueba evidente de que habían dejado atrás las tierras planas (el altiplano). Argón dudaba si continuar en linea recta o seguir un leve desvío hacia su derecha, por lo que decidió esto ultimo y no cansarse subiendo y bajando lomas; esta ultimas decisión les acercaba al Gran rio, pero ya no tendrían problema para cruzarlo, pues se encontraban en el lado correcto. Tras una nueva jornada sin problemas llegaron finalmente a su próxima parada …EL GRAN RIO,  hoy conocido oficialmente como Guadiana Menor, pero mis ancestros lo conocían  más por RIO GRANDE ( Guadalquivir); yo tambien.

IMG_2882 Gran rio del Cuaternario- cerrada del Negratin
Gan rio del Cuaternario- Cerrada del Nagratin-

Tras descansar unas horas en tan magnifico lugar, al amparo de las frescas sombras continuaron su marcha modificando de nuevo su dirección hacia la cada día más cercana Montaña Blanca. El paisaje que tenían a la vista era asombroso, un laberinto de cárcavas, pequeñas ramblas, arroyos y cerros que con el sol de la mañana, tomaban tonalidades distintas en cada momento, una mistura de colores y dibujos inimaginables pero de indescriptible belleza, por lo que lo denominaron el “desierto pintado”. Y sin más, dieron comienzo a la jornada y se pusieron nuevamente en marcha. Argón recordaba , de su viaje anterior que, aún le quedaban dos pequeños ríos más que cruzar, afluentes de este Gran rio, pero no eran un problema; uno se llamaría con el tiempo el rio Baúl y el otro el rio Gor. Una vez pasados estos lugares estarían muy cerca de su destino.

DESIERTO DEL COLORADO JUAN PEDROORELLANA
– Los mal llamados tierras baldías;  yo prefiero nombrarlos como Tierras Salvajes-

 

La tarde daría pronto paso a la noche, por lo que Argón estaba ya buscando un lugar propicio para encontrar su sitio de  descanso. Prepararon como siempre un gran fuego, para ahuyentar a la fieras y repitiendo la observación del “Camino de Leche”  (Via Láctea) y dejando sus marcas /señales correspondientes se entregaron al merecido descanso.

” Si nos parasemos con más frecuencia y mirásemos más al cielo nocturno; nuestro espíritu descansaría y comprenderíamos mejor el destino/objetivo  de nuestras vidas”

117685800_3874245875935921_3390062809602580128_o
-Cada persona ve el universo de una manera y  todos somos atrapados por este-

Queridos lectores; os doy las gracias por haber llegado hasta aquí; mi intención en esta entrada y en las cuatro anteriores, ha sido la de imaginarme las personas que en tiempos pasados,  hace entre diez y ocho mil años, aproximadamente, ocuparon estos bellos y misteriosos lugares, estas genuinas “Tierras salvajes” que hemos heredado y por lo tanto hemos asumido, o debemos de  hacerlo, una gran responsabilidad; defenderlas, conservarlas, ponerlas en valor y mejorarlas. Tenemos la gran oportunidad que nos da ‘nuevamente la vida a cada uno en particular y a todos en general de hacer un buen uso de todos los lugares citados  y que se contienen en el recientemente nombrado  y creado GEOPARQUE DE GRANADA; sumando y no restando para conseguir una sociedad más justa, igualitaria y creativa. El Parri, Málaga, 17-8-2020, año del coronavirus.

……continuará…….

Fotos: 1-Pepe Vico Arias//2-5 Redes, de autores desconocidos// 3-Rafael Maria Garcia Parrilla//4-6 Autor de la entrda//7-8 Juan Pedro Orellana//9-Francisco Santiandreu-PICO.

Conexiones : Magníficos amigo y grandes profesionales de la fotografía; muchas gracias.- PEPE VICO ARIAS, RAFAEL MARIA GARCIA PARRILLA, JUAN PEDRO ORELLANA, FRANCISCO SANTIANDREU-PICO-// GEOPARQUE DE GRANADA// REDES WIKIPEDIA// FACEBOOX//

 

 

 

 

 

 

XVIII-Antonino Alcornoque-EL HOMBRE QUE…-continuación XVIII

IMG_2315 RETRATO DE LA MILI, UNICO CON BIGOTE
-Infante de Marina- Tercio del Sur- San Fernando -Cádiz-

   -Recuerdos de un soldado-

 ……continuación-

                       “Soy soldado español de Marina, que juré por mi Patria luchar, donde voy va delante mi lema, ser valiente por tierra y por mar”.- Estas estrofas del himno de  los infantes de Marina, quedaron marcadas para siempre en mi mente y en mi corazón, pues aunque los recuerdos de la mili no son muy gratos para mí , ya que durante ese tiempo no avancé en mi trabajo, fui separado de mi entorno y de mi querida María del Amor y además adquirí algunos malos hábitos (fumar o beber en demasía), también practique algunos buenos como las relaciones sociales y la camaradería; y no es menos cierto que mi juramento fue sincero y aún lo sigo manteniendo firme en mi espíritu y por suerte para mí con el tiempo conseguí dejar de fumar y aprender a beber con moderación.

traje de fena
-Traje de faena -Tercio el Sur-San Fernando-Cádiz

 

                      Lo recuerdo como si fuese hoy, “una fría mañana del mes de enero, tomaba mi tren hacia Málaga pues me habían ordenado presentarme en primer lugar en la comandancia del puerto de dicha ciudad, en donde me entregaron  documentación y billete para San Fernando de Cádiz y no entiendo el motivo pero junto con mis documentos personales también me entregaron los de un pequeño grupo ( no recuerdo su número) que al igual que yo nos habíamos enterado algo más tarde que el resto de nuestra quinta destinada al mismo cuartel.

                             Era noche cerrada cuando entrabamos por un gran portón y mi sorpresa primera fue la de que un soldado de centinela en dicha puerta que repetía  insistentemente y a voz alzada “¡¡cabo de guardia, cabo de guardia!!”… y a partir de ese momento y cuando dicho portal quedo detrás nuestra, entendí que comenzaba una nueva etapa de mi vida, etapa que duraría 23 meses, de los cuales solo disfruté en tres ocasiones de permiso por unos días, el primero a los seis meses de estancia. No recuerdo bien si fue en esa misma noche o a la mañana siguiente cuando nos cambiaron el “luc”, entendí el calificativo con el que en adelante y por un tiempo nos mencionarían como “los pelones”, lo que si recuerdo muy bien es la sorpresa que recibí al entrar en las duchas compartidas, pues aunque me las había imaginado comunitarias, una cosa es lo que piensas y otra muy distinta la realidad y no me refiero para nada a la sensación de desnudez en público, sino más bien a la sensación de formar parte de una punta de ganado destinada al matadero.

maxresdefault COMPAÑIA DE INFANTES DE MARINA
-Compañía de Infantes de Marina y Tercio del Sur- de San Fernando- Cádiz

                         Mi compañía estaba formada por algo más de cien hombres, “los pelones” nos llamaban los veteranos o “padres” y por causas que ignoro, el campamento inicial de adiestramiento por tres meses hasta la jura de bandera, lo realizamos dentro del mismo cuartel, así es que desde el primer día tomamos contacto con el resto de la tropa en horas fuera de los ejercicios en campo abierto y muy cerca del cuartel de marinería, por lo que tuve ocasión de conocer (de lejos)  dos celebridades de aquel tiempo; Manolo Sanlúcar y Pedro Carrasco, que eran el ultimo reemplazo de veteranos  que cumplía 24 meses de servicio. Todas las mañanas después del toque de diana y el “café” realizábamos la instrucción, con el tiempo descubrí el motivo de ser tan insulso el citado café, pues un buen día que me toco “pelar patatas” en la cocina, observe como el jefe de cocina, tomaba un palo largo, al extremo del cual mantenía un pequeño saco atado y como procedía a introducirlo por un tiempo en la marmita destinada al café ; ignoro si todos los días reponía su contenido o lo usaba varias veces para dicha función, me quedé para siempre con la duda, pues ya nunca más pelé patatas  (esto era un castigo para el que infringía alguna pequeña regla).

                                 Salíamos fuera del tercio  para realizar los ejercicios de instrucción y adiestramiento, con nuestro fusil máuser, por supuesto  sin munición, solo para que nos familiarizásemos con su manejo, al cual llegue a tomar cariño (por mi afición de entonces a la caza) luego conocería se trataba del famoso mosquetón de cerrojo  Máuser Coruña 1943, un arma legendaria y mítica desde la guerra de Cuba, y que su precisión entre otras características se debían a que el mecanismo de disparo era accionado manualmente y con cerrojo, y recuerdo el ruido que  se producía al accionar dicho cerrojo, pues te daba una sensación de seguridad cuando hacías una guardia y en la soledad

de la noche y ante cualquier ruido extraño, en lugar de pronunciar el “alto  quien va, santo y seña” ! para no parecer un miedicas, pues accionabas un movimiento rápido de cerrojo y dabas a entender al hipotético peligro, que habías montado tu arma… cosas de la mili de hace cincuenta años.

003MosquetónMausermodelo1916 Mosqueton Mauser Coruña 1943
– El clásico “Mosquetón” -Legendario Máuser Coruña, de la guerra con Cuba-

                     Pero bueno, todo cuanto antecede (quizás me he extendido demasiado) ha sido para presentar  el escenario de una anécdota que seguidamente os relato.-  Sucedió que un día (ya avanzada nuestra instrucción) y de regreso entramos como siempre al paso y en perfecta formación al patio del cuartel en donde se nos ordenaba romper filas  mediante ordenes transmitidas por toques de corneta y en medio del patio nos  estaba esperando nuestro Capitán y lamento no acordarme de su nombre. Este señor era de edad avanzada, para la nuestra,  (entre 50/60 años) y de una delicada educación; se dirigió a la compañía y pidió que diera un paso al frente el soldado del reemplazo que respondiese al  nombre de … y citó mi nombre ! Yo me quedé un poco sorprendido y tras el saludo preceptivo, el capitán me tranquilizó diciendo que no sucedía  nada, que solo quería saber si estaba casado, pues se había recibido un telegrama a mi nombre de la que creía mi esposa  y acto seguido me leyó su texto que decía “ Felicidades amor mío en el día de nuestro aniversario”… por mi parte aclaré  a mi capitán que se trataba de mi novia,  que aún no estebamos casados; se sonrió y aun así me felicitó y  por su mirada de comprensión entendí le había agradado el romántico incidente , así que me mandó volver a la fila y tras devolverle el saludo me incorporé a la formación, entre confuso y contento.”>>

IMG_2793 CARTAS DE LA MILI
-Cartas de la mili-

                               Nuestro personaje había pasado 23 meses de su vida en un destino militar, cumpliendo con su deber (impuesto) para con el estado al igual que entró de noche en aquel cuartel, otra noche de primeros de octubre de 1968  salía por esa misma puerta pero en esta  ocasión con destino hacia su libertad y no se sacudía las botas al subir al tren porque iba vestido de militar y acompañado hasta la misma estación de un cabo que vigilaba la partida de los que junto con Antonino habían igualmente completado su mili y los acompañaba, según sus comentarios, porque habían sido apercibidos de que aún no eran civiles , pues deberían de pasar varias fechas y presentaciones en los que seguían siendo militares , por lo que si surgía algún contratiempo, serían considerados o juzgados por la ley militar….?, así lo reflejaba la cartilla militar entregada a todos los licenciados, bueno a todos los que quedaron, pues muchos de su reemplazo y con motivo de ir a los EE. UU.  para asistir a la entrega  del porta-helicópteros Dédalo en calidad de guardias o infantes de Marina, comprado a la nación americana, aprovecharon las paradas efectuadas en diferentes lugares del mundo y a su vuelta desertaron, según noticias de Antonino; el eterno problema de moriscos y conversos, sigue sin resolverse  y extrapolando estos recuerdos de la mili de entonces a la vida actual, nuestra sociedad y bajo mi punto de vista (muy personal) aún no ha encontrado su camino democrático a pesar de haber dispuesto de más de 40 años , desde que iniciamos nuestra andadura (ya no podemos achacar a nadie nuestro desconcierto ), los únicos responsables somos los ciudadanos , los unos (pocos de miles ) por aprovecharse de la ocasión , los otros (millones) por dejar que esos pocos se aprovechen y ser como el ganado que cómodamente come en el establo sin pensar en su sacrificio. Si bien los tiempos cambian y creo y espero,  para mejor; el tiempo lo dirá.

IMG_2797 CARTILLA NAVAL
-Cartilla Naval-

               Creo que esta  etapa que dejaba atrás nuestro hombre  le había curtido, mostrando otras formas de vivir y comportamientos diferentes y también abriendo  una ventana al lado oscuro de la sociedad. También pienso que nuestro “buscador de respuestas” tendría algunas más que añadir a su mochila de la vida; consecuentemente y a  partir de su licenciamiento se propuso dos objetivos, uno laboral, preparando oposiciones para  oficial  primero, única forma de ascender en su trabajo y el otro familiar, preparando su persona y su economía para en fechas no muy tardías casarse y formar una nueva familia. Además de estos objetivos, nuestro hombre barruntaba la idea de que si quería prosperar en su vida futura, no tendría más remedio que salir del pueblo, al igual que había salido de su Guadix natal, cumpliendo la inexorable ley del ser humano …caminar y expandirse por el mundo, aunque esto como digo, solo lo barruntaba , pues aun no veía con claridad esta realidad y solo la intuía de momento.

                                                               – – – – – – – – – – – 

fotos: 1-2-5-6 del autor// 3-4 Facebook, redes,  sin autor conocido. 

Referencia: Redes // Novela de Antonio Parrilla.